Por qué esta crisis no es como las anteriores


Jorge Beinstein es Profesor de Economía en la Universidad de Buenos Aires. Discutieron con Beinstein la crisis económica, sus raíces y su trayectoria. Esta entrevista se realizó en marzo de este año. Beinstein dijo que solo había visto el principio de la crisis. Parece que tenía razón.

Daniel Denvir: Mi primera pregunta es una pregunta grande.

Jorge Beinstein: Mama mía.

DD: ¿En qué consiste esta crisis? ¿Qué vemos ahora y cuáles son las raíces de la crisis? ¿Son varias crisis?

JB: Voy a contestar rápido y después tú me haces más preguntas sobre las respuestas mías o voy a hablar muchísimo, no tiene ningún sentido.

Mira, esta es una crisis que empieza como crisis financiera, o por lo menos se percibe como crisis financiera, o mejor todavía, se percibe como una crisis generada en los Estados Unidos a raíz de los prestamos hipotecarios a gente insolvente y que a partir de allí se salta a la crisis financiera y se propaga por el mundo. Esta visión es una versión evidentemente muy superficial. El proceso de crecimiento de la burbuja financiera en los Estados Unidos tiene mucho que ver con la inmobiliaria, que es el comienzo de la recesión que se dio entre 2000-2001.

Entonces en los Estados Unidos se da un doble proceso en esta década. Por un lado la Reserva Federal y el gobierno de los Estados Unidos, la casa blanca digamos, hacen una política de reactivación de la demanda sobre la base de crédito, crédito barato. Pero al mismo tiempo, mantienen una política del estancamiento de los salarios y de concentración de ingresos. La concentración de ingresos en los Estados Unidos empezó hace ya más de veinte años, con el gobierno de Reagan. Entonces la terrible concentración de ingresos provocó que los salarios reales en Estados Unidos se estancaran o cayeran. El ingreso medio en los Estados Unidos en 2007 es inferior al año 2000. Entonces, por un lado te dan crédito, por el otro lado restringen la capacidad de pago, digamos al grueso del población. Esta es una cosa, la otra que ya sabemos que hace Bush, o Bush y todo su equipo, es un recorte fiscal de impuestos a los sectores altos y un aumento en los gastos militares.

DD: No queda nada de un sistema productivo en los EEUU.

JB: En realidad, el puntapie inicial, el empujón decisivo, lo dio Reagan con la flexibilización laboral. Y esa política de flexibilización laboral destruyó buena parte de la cultura productiva de los trabajadores norteamericanos. Entonces es un país menos competitivo a nivel internacional.

DD: ¿Y qué con los TLC’s?

JB: Si, y todo eso, igual. A lo cual se agregaron después las importaciones chinas en la década actual. Entonces es eso, Estados Unidos es un país más parasitario.

Esto sería pensar que la crisis esta es una crisis de los Estados Unidos que se propagó por el mundo. Hay otra manera de ver la crisis. Y sería decir que esta es una crisis global con una especificidad norteamericana y con centro en los Estados Unidos. Estados Unidos es el punto central de la crisis pero la crisis es global.

¿Cómo vinculo esta afirmación? Parece un poco dogmático esto que estoy diciendo. Pero es muy sencillo: Estados Unidos tiene déficit comercial; y Estados Unidos cubre su déficit comercial con papeles, con dólares. Dólares, dólares, dólares. Y son dólares que han ido perdiendo valor a lo largo del tiempo. Pero por otro lado tiene un déficit fiscal, y al déficit fiscal lo cubre con títulos. Crecientemente, cada vez más, esta venta de títulos es venta de títulos a acreedores externos. Esto es porque el resto del mundo—sobre todo porque Japón, porque China, porque Alemania— aceptan esos papeles que valen cada vez menos que cubren el déficit comercial americano. ¿Porque son idiotas?

No. No son idiotas. Ellos dan crédito al cliente. El cliente es un cliente parásito. Pero si tú eres un comerciante y tu cliente es un parásito, pues tú no eres un moralista, no te importa nada. Tú le das crédito.

DD: ¿Es un oligopsonio [mercado con pocos compradores], no?

JB: Claro, mira los Estados Unidos es el mayor mercado del mundo. Entonces todos los chinos, los japoneses, alemanes… han hecho dos cosas. Por un lado, bienes y servicios, precio en dólares, compran títulos, todo este juego. Y por el otro: ¿los excedentes financieros europeos, en buena medida, los excedentes financieros chinos, a dónde van? A Estados Unidos. Son inversiones.

Entonces, hace 25 años vos tenías más inversiones directas de los Estados Unidos en el exterior que inversiones extranjeras en los Estados Unidos. Hoy en día es al revés. Entonces Estados Unidos está, digamos, siendo colonizado por las inversiones extranjeras. Pero esto no es una cosa sólo de Estados Unidos, sino que las otras potencias participan. Todo el mundo ayuda a este parásito. Entonces, Estados Unidos es por un lado un parásito del planeta y por el otro es una víctima. Porque, en realidad, el parasitismo norteamericano ha sido aumentado por los alemanes, por los japoneses, por los chinos, por todos. Entonces este no es solo un tema norteamericano: es un tema global. Es el capitalismo mundial.

JB: Lo que paso es que al mismo tiempo, todo este sistema financiero mundial, todo este sistema capitalista mundial, tiene un centro imperial y un gran ejercito. Y el gran ejército es de los Estados Unidos. Son ellos, digamos, el paraguas, eso se forjó en la guerra fría, cierto y ya ahora esto está.

DD: Pero también hay una gran contradicción, me parece, entre el imperialismo nacionalista y los intereses de los capitalistas —que no son siempre nacionales— que defienden y se afilian con el imperio estadounidense.

JB: Claro, son contradicciones, pero no son contradicciones que lleguen a la sangre. En la primera guerra mundial, vos tenías otras contradicciones nacionales: Alemania quería matar a todos los franceses, los franceses a los alemanes, los ingleses a los alemanes… ¿Por qué? Porque había burguesías nacionales que se estaban expandiendo de una manera imperialista en el mundo. La burguesía emergente alemana quería tener colonias y había una burguesía francesa, una burguesa imperialista inglesa que querían lo mismo.

DD: Burguesías nacionales.

JB: Muy bien. ¿Qué situación tienes ahora? Tienes estados nacionales. Tienes burguesías locales muy poderosas, pero cuyos intereses ya no son sólo nacionales. Te voy a dar un ejemplo: Hay toda una campaña -siempre la ha habido- nacionalista en los Estados Unidos porque los chinos invaden con su mercancía (el principal déficit comercial es con los chinos). Eso es un primer aspecto superficial. ¿Pero quiénes son los que están importando de china a los Estados Unidos? ¿Cuántas empresas norteamericanas están importando de China a los Estados Unidos? Entonces, ¿Estados Unidos va a hacer una guerra con China?

DD: E Irak ¿no tenía fabricas norteamericanas?…

JB: La cosa es que hay rivalidad porque no son burguesías totalmente transnacionalizadas. Las clases tienen poder local pero, al mismo tiempo, son locales y son transnacionales. Hay una contradicción. No es una contradicción digamos antagónica como fue en la segunda guerra mundial. Esa es la diferencia, me parece.

DD: Hay características cualitativas más que cuantitativas que determinen la naturaleza de la crisis global en que vivimos. ¿No les parece que esta es una crisis cualitativamente distinta de las anteriores?

JB: Primero, crisis financiera hay del origen mismo del capitalismo, pero sobre todo en el ultimo siglo. Pero esta crisis financiera no se parece a ninguna de las anteriores, en primer lugar por su magnitud, y esto es una diferencia cualitativa. La cantidad y la calidad. Cuando sucedió la crisis del 1929, por ejemplo, vos podrías considerar que la masa financiera global equivalía más o menos al 30% del producto bruto mundial. En estos momentos, lo que se puede considerar es que la masa financiera global, que son todas las operaciones con productos financieros derivados, los negocios bursátiles, los papeles de la deuda… El último cálculo que se ha hecho es de veinte veces el producto bruto mundial. Solamente los negocios con productos financieros derivados, que es el paquete más grande de la masa financiera global. En el último informe del Banco de Basilea que calcula este monto, lo estima en seis cientos doce billones. Millones de millones de dólares. Para hacer cálculo sería entre once y doce veces al producto bruto mundial. Esto quiere decir que nosotros estamos en presencia ahora, no de una -digamos de una preeminencia financiera sobre el capital industrial, simplemente- o una expansión financiera sobre la base de que hay una crisis prolongada en el sector productivo, lo que ahora vos tienes se podría calificar como hegemonía pero ni siquiera es hegemonía… el capitalismo de hoy en día es básicamente financiero.

¿Qué quiere decir “financionalizado”? Quiere decir que es un nivel de parasitismo sólo comparable a otras civilizaciones precapitalistas que también tenían sus procesos de parasitismo y donde el parasitismo llegaba a dominar absolutamente el imperio, el sistema, lo que sea.

Tercera cuestión de la crisis es que lo que está entrando en decadencia es el centro del mundo y no hay otro centro del mundo, porque la idea de que va a decaer Estados Unidos y va a emerger China, eso es cuento chino, porque la economía china depende de las exportaciones a Estados Unidos.

DD: Requiere del poder de los consumidores estadounidenses.

JB: Y de Japón un poco menos y Japón a su vez depende de lo que exporta a Estados Unidos, entonces China es un país que provee mercancía más barata a Estados Unidos, al Japón y a algúnos otros.

DD: Destruir ese mito de que hay economías desacopladas.

JB: ¿Sí? ¿dónde? ¿Pero cómo se van a desacoplar? Y además, los excedentes financieros que tienen los chinos no los usan para ampliar su mercado, los usan para títulos de la deuda norteamericana o para comprar empresas en Francia. Una cosa que yo cité en mi artículo, es que por ejemplo lo que compran es un viñedo de altísima calidad. Es decir que la manera como lo hacen los chinos es como lo hacían en la década pasada los narcotraficantes que venían a los lugares nuestros y dicen “cuanto vale”, ¿mil dólares, dos mil? Así compraban los árabes o los colombianos narcotraficantes. Entonces ya no hay límite, porque el imperio -como yo le decía en la tercera cuestión- está decayendo y con él el centro del mundo y no hay otro centro del mundo en reemplazo.

DD: ¿El mundo capitalista?

JB: El mundo es eso, no hay otro mundo. Entonces, este centro del mundo entró en declinación y su declinación es una declinación institucional, es una declinación de la moral de la población, el crecimiento de la criminalidad y la criminalización en los Estados Unidos es tremenda. Si tú haces una curva de la gente que está en prisión en los Estados Unidos, si, tú conoces la cifra…

DD: Es como dos millones.

JB: Más de dos millones, pero si tomas los que están en “probation” y todo eso, son seis millones. Es en términos absolutos la mayor cifra, más que los chinos, más que los rusos. Bueno, crisis institucional, crisis moral de la sociedad, crisis militar, porque los Estados Unidos son el centro del mundo, la primera potencia del mundo, la primera potencia militar, el gasto militar real de este año en los Estados va a ser de 1,2 billones de dólares.

DD: ¿Lo más grande en la historia?

JB: Nunca… Al gasto de casi de 700.000 millones que se da el Departamento de Defensa, si sumas todos los otros gastos del Departamento de Estado, todos juntos se irán a 1,2 billones, más o menos. Pero lo verdaderamente impresionante es que con este gasto ellos no pueden ganar la guerra en Irak, no pueden ganar la guerra en Afganistán. Bush ha usado, hasta hace un año, un año y algo más o menos, desde el 2003, el programa para combatir las IED, que son la bombas de fabricación casera en Irak. En esos programas ya van 6.500 millones de dólares gastados. Si tú a ese gasto lo deflacionas y lo llevas al pasado, es más o menos el equivalente a todo el Proyecto Manhatan.

Entonces, acá hay un problema que ya no es de crisis moral, no es de crisis política, no es que los yanquis son malos, no, no. Es crisis de técnica. O sea que ellos no pueden. Son ineficaces técnicamente para ganar una guerra en Irak, en Afganistán y todo eso. Esto hoy en día en los Estados Unidos y también en Europa Occidental, si tú sigues las publicaciones militares hay un debate terrible –también hay estupideces, guerra de cuarta generación, todas estas cosas que se hablan sobre la guerra simétrica-; en este súper aparato militar se está enfrentado con seres humanos de la periferia que tienen un grado de modernización que les permite enfrentarlos y ganarles. Esto nunca antes se vio en la historia del capitalismo, esto se vio en la historia de otras civilizaciones.

DD: En Vietnam, tal vez, ¿no?

JB: Hay antecedentes, Vietnam es un antecedente, la guerra de guerrillas en Yugoslavia, con pretexto alemán, es un antecedente. Pero la ruptura es Irak y empieza a ser Afganistán. Hay antecedentes de puntos de quiebre. ¿Y ahora, qué tienen los iraquíes y qué tenía el Hezbolá? Kalesnikov, RPG, bombas de las IED. Entonces, es ahí como también se forma el Imperio Chino de la misma manera que hay rupturas militares que te están indicando el fin de toda una larga historia civilizacional cultural y esta es otra cuestión entonces, que la crisis del imperio, la decadencia del imperio está siendo acompañada por un descalabro de todo lo que es la cultura militar de la modernidad. Esto empezó con la Revolución Francesa, siguió con Napoleón, siguió con los complejos militares industriales después de la guerra franco-prusiana, Alemania, Francia, Inglaterra, Hitler. Cada vez es más fuerte el vínculo entre ciencia, industria y armamento, donde yo creo que el paradigma no ha sido Alemania. A mi criterio han sido los Estados Unidos.

DD: Claro. Desde hace mucho tiempo.

JB: Desde los años treinta, porque en los años treinta confiaron el complejo militar en los Estados Unidos a militares. Estados Unidos va saliendo realmente de la recesión en 1939-40, ese es el keynesianismo militar. Cuando Estados Unidos empieza a despegar económicamente es ‘39-40`: empieza a crecer el producto bruto y se va para arriba. Y a partir de ahí Estados Unidos tiene, primero, la Segunda Guerra Mundial, tiene la guerra fría, en parte real en parte forjada. Después termina la guerra fría y la gente decía: “Ah, ahora en lugar de bombas van a fabricar heladeras eléctricas”, pero la rentabilidad de rockets no es la misma que la de una heladera eléctrica. Ya tenemos la guerra de terroristas. Entonces casi no ha tenido nunca los Estados Unidos keynesianismo no militar. Esa es la gran tragedia norteamericana. Lo que pasa es que Estados Unidos es una sociedad con apariencia democrática, pero que en realidad está regida por este sistema de grandes grupos financieros, petroleros y el complejo industrial militar.

Bueno, entonces estas son las diferencias, porque tú me preguntabas que características tiene esta crisis en los últimos seis meses; pues periodistas económicos, gurús. Si vos ves para atrás no encontrarás ninguna crisis parecida a ésta. Esto da al fenómeno una característica sorprendente. La teoría económica vigente no sirve, no entiende lo que pasa y esto es lo que sucede no solamente a los economistas de derecha, sino a los de izquierda también. Por eso yo considero que esta es una crisis de una profundidad sin paralelos y que no es un proceso explosivo que en media hora se derrumba. Hemos entrado, yo creo, en un período que probablemente sea largo de declinación de la economía norteamericana, de declinación de la economía, seguramente en Europa, de crisis muy fuertes en países como China y como India, de declinación de la economía japonesa, de turbulencia financiera, de desestructuraciones, incluso de estados en la periferia, pero también yo creo que acá va haber problemas con la Unión Europea, va a haber muchos problemas de esta clase y esa es una nueva era que se ha iniciado.

Sin embargo en retrospectiva miraba el tamaño y las posibilidades que tiene el sistema capitalista de reconstituirse, de revigorizarse y es cada vez más vigoroso y más ambicioso porque cada vez va cubriendo y agotando todas las posibilidades. Tú dirías que por una parte, la crisis esta es casi interminable, que de acuerdo a las dimensiones y naturaleza, obedece a la misma lógica perversa y suicida que fue agotando las posibilidades de vida en el mundo, a través de otras lógicas que no privilegien ni la acumulación de capital, ni el rendimiento de capital, como el que ahora tú señalas es un capital parasitario. La economía se guía en función de la lógica del capital financiero y ni siquiera del capital mercantil o capital industrial. Y por otra parte, cuál es el papel de estas tres cuartas partes de la humanidad del mundo no capitalista desarrollado, que está sujeto a las direcciones orientaciones y funciones que le adjudica en conjunto la economía global, pero en particular los intereses de ese capital financiero de la economía central. DD: ¿Cuáles son los antecedentes de esa financialización? Y ¿porqué crisis anteriores no han causado un derumbe?

JB: Primera cosa, cuando viene la crisis provocada por la primera guerra mundial en realidad a comienzos del siglo XX hay un proceso de financialización creciente del capitalismo que no tiene nada que ver con lo que hoy está ocurriendo. Entonces, cuando viene la crisis en plena primera guerra mundial aparece primero lo que se llama teoría del derrumbe, de eso Rosa Luxemburgo escribe un libro muy sesudo que se llama “La Acumulación del Capital”, donde ella plantea que el capitalismo se desarrolla nacionalmente, necesita expandirse mundialmente, cuando se agita su nivel de expansión entra en un colapso, esa es la teoría de Rosa Luxemburgo. Luego hay teorías mucho más rígidas, como la Teoría Grossman. En los años veinte se discute mucho de lo que se llama el derrumbe, pero lo que pasa es que todas esas visiones del derrumbe del capitalismo, partieron de la base de que la propia dinámica del capitalismo industrial, como capitalismo industrial, no como financiero, llevaba contradicciones tales que el sistema no podía seguirse reproduciendo. Yo diría que son teorías industrialistas mecánicas casi del derrumbe del capitalismo.

Estos son Rosa Luxemburgo más Grossman, es más bien del lado de la extrema izquierda, del naciente partido comunista alemán, estoy hablando de los años veinte. Y después hay varios otros que escriben esta cosa. Entonces son todos ellos que suponían que había llegado el momento en que la dinámica del capitalismo no funcionaría más. La Internacional Comunista, que es la tercera internacional durante algunos años, no adopta tal o cual teoría, pero hay un discurso, tipo Lucien Vargas, por ejemplo de esa época, que dice que estamos ante el derrumbe del capitalismo, pero más sabio que ello, yo te digo ahora como historiador de teoría: Lenin nunca escribe sobre esta cosa del derrumbe, aunque otros autores de esa época y antes que él, o sea a fines del siglo XIX, pueden ser autores adherentes de la escuela de Marx, como Engels que evidentemente lo era o Jacko Burham.

Entonces, lo que Lenin dice es, de pronto, lo que acá está creciendo: un capitalismo degenerado, parasitismo, él no dice qué dinámica propia del capitalismo le va a llevar a su derrumbe, eso en realidad ya está en embrión en Marx y lo desarrolla Engels, que dice que hay una crisis de producción y el capitalismo renace, pero no es el mismo capitalismo en la etapa dos que en la epata uno, el capitalismo de la etapa dos ya tiene un poquitito más de parasitismo que el de la etapa uno, y el de la etapa tres otro poquitito más. Entonces ellos lo que dicen es que la dinámica del capitalismo industrial genera este sistema financiero y que este sistema habilita el sistema parasitario industrial, todo el parasitismo (para decirlo más sencillo). Entonces esta franja parasitaria se va expandiendo y en realidad lo que termina por llevar a una situación de crisis tremenda del capitalismo no son las propias contradicciones del capitalismo industrial, sino el desarrollo del parasitismo. DD: ¿A veces anticapitalistas, con nuestra impacienca para acabar con el sistema, distorsionan nuestras teorías?

JB: Lo que algunos historiadores estamos diciendo, yo en el caso de América Latina, Samir Amin en Francia, o Kovaler y otros, estamos sosteniendo que no es verdad que “blof”, mañana se terminó el capitalismo. No, no, por ejemplo hace diez años empezamos a escribir sobre capitalismo senil, eso no es derrumbe, que eso es un proceso de decadencia, ya no derrumbe, primer lugar. Segundo lugar, las civilizaciones en decadencia. Una civilización cuando entra en decadencia, se ha visto que tiene dos alternativas, una es la superación de esa civilización, o sea que dentro de esa civilización se generen fuerzas superadoras. Sobre la otra opción escribió Carlos Marx en el manifiesto comunista; él dice que no hay una sola opción, que la otra opción es la de la decadencia prolongada y toma el caso Roma y todas esas cosas, entonces una decadencia no provoca la degeneración automática del sistema. Wallerstein dice que Estados Unidos tiene dos alternativas, o bien tirar la casa por la ventana o bien una decadencia honorable como Inglaterra. Digamos que el sector del estado norteamericano que quiere parar la guerra de Irak, que quiere arreglar con Europa, rever con Rusia y ya no matarse con los rusos, si no ver cómo se reparten, ¿qué están dejando notar en términos técnicos? Están diciendo que el dólar no va a ser más la moneda hegemónica, sino que van a compartir con el euro y una moneda asiática, van a tener que ajustar el consumo en los Estados Unidos, bajar en ritmo de crecimiento de la deuda para parar la decadencia de Estados Unidos y sería un tentativa a mi criterio de una estabilización con estancamiento de largo plazo de la economía mundial. ¿Pero cuál de las dos tendencias va a triunfar? Yo no sé, hay que ser un adivino para saber eso. Pero tampoco hay que ilusionarse. Me parece a mí, con Barack Obama, porque Barack Obama dice: Irak bueno, pero bombardeamos Pakistán. Ahora él no está en el gobierno, vamos a ver cuando esté. DD: Entonces, ¿capitalismo necesita reconstruirse para evitar un derrumbe ahora? ¿Cuáles son las salidas posibles? ¿Y qué es diferente ahora que hace más difícil reconstruirse?

JB: Para tener un enfoque panorámico y de largo plazo, me pregunto yo si aquella reconstitución salvaje del capitalismo no significó ya el programa neoliberal y si es así, esa reconstrucción salvaje está agotando sus límites y esto implicaría que ahora sí, habiendo jugado la última carta o la carta bajo la manga. El agotamiento de los recursos naturales, el agotamiento de los recursos energéticos como base fundamental de todo el período capitalista y obviamente del industrial, entonces esa conciencia si nos impulsaría a pensar, independiente que esto sea un derrumbe, un cambio de época, un cambio de sistema, que nos dice que el capitalismo y ese sistema no sigan siendo, al menos, igual de lo que fue antes.

No es que no va ser igual, pero por ahí no es mejor, puede llegar a ser peor. Te dije con esto lo siguiente: Que yo estoy sentado en esta silla y si nadie me va a sacar de esta silla, yo voy a seguir en esta silla, con otro discurso, con otras cosas, pero voy a tratar de seguir. Hoy en día lo que tienes es una crisis, en primer lugar cultural, de todas las burguesías periféricas, centrales… ya no se cree más en el neoliberalismo, el poder super militar de Estados Unidos demuestra que no puede imponerse en el mundo, no pueden controlar el sistema monetario internacional, hay tantas cosas, después de hablar con altos empresarios españoles, argentinos o norteamericanos, siempre escuchamos casi lo mismo: ¿Qué está pasando acá? O sea, hay como una incertidumbre cultural. Entonces, esto quiere decir evidentemente que ya no es la misma época, pero esta gente va a tratar de sobrevivir, si no los sacan de donde están van a seguir, por ejemplo, elitizando su sociedad y superexplotando a sus poblaciones, pueden seguir haciendo guerras u ocupaciones militares o los Estado Unidos con unas ofensivas militares terribles. Pueden también seguir con sistemas híbridos, donde mezclen represiones puntuales con alguna forma de conciliación o integración, son distintas maneras.

DD: Entonces, ¿el agotamiento de recursos naturales es una crisis fundamental?

JB: Esto sería una primera cosa. La diferencia con las crisis anteriores es que ya es una crisis en un proceso de financionalización integral de la economía. Cuando empezó la crisis de sobreproducción, en los años setenta no tenía una solución salvo, una catástrofe planetaria. Ahora para poder recomponer el capitalismo en esas condiciones se necesitaría diez veces más desastre. Según la característica de esta crisis, que la diferencia totalmente cualquier otra crisis anterior del capitalismo, en todas las crisis de capitalismo, uno de los factores de recuperación era lo que sería el nervio motor del sistema industrial, que es energía, siempre estaba disponible y era barata.

Pero, digamos hay un núcleo duro que es eso y por el otro lado disponen de materia prima y sobre todo energía barata. Lo cual disparó el energético en cada recuperación, que lo pueden hacer por eso. Cuando viene la guerra de 14, está perseguido por un proceso de crisis, es cuando hay el Big Coal, o sea la encima de producción de carbón en Inglaterra. Pero rápidamente, empieza a emerger la producción petrolera, núcleo de los automóviles. Entonces el capitalismo, ya corriéndose Atlántico por el Atlántico al otro lado, va encontrar fuentes de recursos energéticos no renovables, abundantes y baratos. Toda la historia del capitalismo industrial desde el fin del siglo 18 hasta ahora, que se esta botando, es la historia de expansión permanente del capitalismo sobre la base de utilización de recursos energéticos no renovables.

DD: ¿Y ellos ven a los biocombustibles como una salida, no?

JB: Y allí está la cosa. Un tema grave, todo de eso. Porque es la única salida parcial, no total, viable, comercial viable, no el hidrógeno o todo de este estupideces. Hoy en día, qué es lo que se puede hacer? Producir gran cantidad de biocombustibles al inmediato crea una competencia en la tierra utilizable entre biocombustibles y el resto de la producción agrícola tradicional. Esto está haciendo que en la planeta entero, cualquier tierra arable que pudiera ser utilizada, suben los precios.

Daniel Denvir es periodista independiente en Quito, Ecuador y editor de la publicación de próxima aparición: “Caterwaul Quarterly” (Caterwaul Quarterly | Caterwaul Quarterly). Denvir es beneficiario en 2008 de la Beca de Periodismo de Investigación Samuel Chavkin de NACLA y tiene un blog nuevo (Glocal Circus)

Daniel Denvir
Rebelión

Rebelión – Por qué esta crisis no es como las anteriores

Publicado el agosto 6, 2008 en 1, Crisis económica mundial y etiquetado en , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. 6 comentarios.

  1. I recently came accross your blog and have been reading along. I thought I would leave my first comment. I dont know what to say except that I have enjoyed reading. Nice blog.

    Tim Ramsey

  2. Hello Tim,

    I am glad you have liked the blog. You are in your house, back when you want.

  3. Gracias por compartir sus opiniones, muy sustensiosa… reciba una saludo.

  4. hola quiero que alguien mas avanzado que yo relacione a obama , su proyecto de fabricar robots ahora en 2009 , nibiru o el planeta x o como quieran llamarlo y la crisis economica mundial ficticia….todo esto tiene una relación mis queridos terrícolas…..espero alguna respuesta inteligente y despierta.No soy facil de engañar , tengo a los maestros ascendidos de mi lado.

  5. porque el gobierno de nuestro querido País Chile ( aunque esto ya es una idea romántica , puesto que hoy en dia ya no existen los países , sino transnacionales que gobiernan a los gobiernos ) no reduce la producción del cobre para así aumentar los precios como lo hacen los productores de petróleo?….es que son cobardes? , parece que si.

  1. Pingback: Nadie me va a quitar mi silla. La crisis actual tiene raíces profundas y no se marchará, según Jorge Beinstein « Para los que necesitan evolucionar

Responder a Prestamos Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: