Trichet reconoce que se impuso la reforma a España


El Banco Central Europeo impuso la reforma exprés de la Constitución para limitar el déficit. Así lo reconoció el propio presidente de la institución, Jean Claude Trichet, quien ayer aseguró ante el Parlamento Europeo que se lanzó un «mensaje claro» a España sobre las medidas que había que tomar para contar con el respaldo de Frankfurt ante la presión de los mercados a la deuda soberana española.

«No hubo negociación» sino una lista de tareas para nuestro país, dijo minutos antes fuera de micrófonos Trichet al vicepresidente de la comisión de Asuntos Económicos, José Manuel García Margallo, según contó el eurodiputado del PP a este diario.

Aunque no aclaró ni al eurodiputado popular ni ante el resto de la comisión si fue por carta, el «mensaje claro» fue que España debía asumir un compromiso con la estabilidad presupuestaria para que el BCE se embarcara en la compra de bonos que mitigara la desconfianza de los inversores de hace dos semanas.

«Tiene toda la lógica», opina García Margallo, porque tiene que asegurarse que los países van a pagar los compromisos con sus acreedores, en este caso el mismo. Sin embargo, nuestro país ha sido el primero en dar un paso que Alemania, abanderada de la disciplina fiscal más ortodoxa, lleva meses pidiendo al resto de la eurozona, en un gesto que no sólo ha roto la flexibilidad tradicional dentro del PSOE respecto al déficit, sino que también ha abierto una batalla cogiendo al candidato Alfredo Pérez Rubalcaba con el pie cambiado, obligándole a corregir el discurso más escorado a la izquierda con el que había abierto su campaña.

García Margallo explicó que Trichet no le aclaró si en el mensaje para España quedaban aún otras medidas que tomar, además de las ya aprobadas por el Consejo de Ministros y de la reforma de la Constitución, ni tampoco le respondió si el BCE va a continuar con la compra de bonos, antes de que se apruebe la reforma del fondo europeo de rescate.

Frankfurt ha reducido sus intervenciones para ayudar a España e Italia, y si en la primera quincena llegó a comprar 22.000 millones de ambos países, la semana pasada se redujo hasta los 6.551 millones de euros en deuda, principalmente española e italiana.

«No me consta la carta del BCE»
El portavoz del Ejecutivo socialista, José Blanco, negaba el pasado viernes en rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros que el BCE hubiera pedido a España un cambio en la Carta Magna para frenar el déficit. «Yo no tengo constancia de que haya existido una carta del BCE» a España, aseguró entonces Blanco.

Fuente: La Razón 

Publicado el agosto 30, 2011 en Crisis económica mundial, New World Order y etiquetado en , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: