Un eurodiputado español en la ‘sala secreta’ del TTIP: “Te despojan de todo, móvil, papel y bolígrafos”


ttip stopCecilia Malmström es una de las caras amables de la Comisión Juncker. Liberal y sueca, Malmström, que ya ostentó una comisaría en la anterior legislatura del portugués Durao Barroso, fue elegida para el actual mandato al frente de Comercio con un objetivo muy claro: sacar adelante el polémico tratado de libre comercio e inversión (TTIP, en sus siglas en inglés) que la Comisión, en nombre de todos los europeos, negocia soterradamente con Estados Unidos.

En enero pasado, la comisaria Malmström anunció a bombo y platillo que cualquiera de los 751 eurodiputados podría acceder a la reading room, el habitáculo de seis metros cuadrados en el que se guardan documentos clasificados del TTIP. “Para dar mayor transparencia”, dijo entonces.

Capturar-1

El pasado martes, el eurodiputado Ernest Urtasun (ICV), adscrito en el grupo de los Verdes, accedió a la reading room. “La experiencia ha sido muy negativa”, explica Urtasun, barcelonés, políglota, diplomático de carrera y de 33 años. “Me han quitado el bolígrafo, me han quitado cualquier papel sobre el que podría escribir y me han quitado el móvil. Luego firmas un documento de confidencialidad de 14 páginas y un funcionario te saca los documentos que el eurodiputado pide con antelación. El tiempo máximo es de dos horas y durante ese lapso el funcionario te controla permanentemente”.

Esta podría ser una descripción del pequeño habitáculo que es la reading room, una sala con una caja fuerte en su interior ubicada en una de las dependencias del Parlamento Europeo en Bruselas. Antes del anuncio de la comisaria sueca, solo tenían acceso a la sala 150 eurodiputados: ponentes de informes parlamentarios y coordinadores de la Comisión de Comercio Internacional. Urtasun es el tercer español en acceder: semanas antes lo habían hecho las eurodiputadas del GUE (izquierda europea) Lola Sánchez (Podemos) y Marina Albiol (IU), esta última en la sede de Estrasburgo “en una especie de despacho habilitado para la ocasión”, explica la parlamentaria española.

“Todas las condiciones que nos obligan a seguir para entrar en la sala son contrarias al parlamentarismo y la democracia”, subraya Urtasun, que coincide con Sánchez y Albiol en la falta de transparencia. “Somos parlamentarios elegidos para representar e informar a los ciudadanos. Y para algo tan esencial como un tratado internacional, nos tratan como delincuentes o espías”.

Así, el representante de ICV en Bruselas deplora que el “carácter técnico de algunos textos [todo está en inglés] dificulta mucho las cosas”. “Yo no soy experto en telecomunicaciones y necesito a algún asistente docto en esa área para interpretar los documentos. También necesito más de dos horas”, se lamenta.

Pero lo peor no son solo las condiciones de acceso sino lo que hay dentro. “Cuando el funcionario selecciona los documentos que obligatoriamente hay que pedir por adelantado, te das cuenta de que todo de lo que te dejan ver ya está publicado”, destaca el ecosocialista catalán. “Lo que ves son, básicamente, las ofertas europeas en los distintos ámbitos que se están negociando”. Es decir, algo muy similar a lo que hay en la web habilitada por la Comisión Europea sobre el TTIP.
Consecuencias penales

Marina Albiol sí descubrió algo nuevo: “En mi caso sí vi algo que no está publicado y me lo tengo que tragar, porque el documento de confidencialidad que firmamos amenaza con consecuencias penales en caso de filtración”, indica en conversación telefónica.

Urtasun, que no vio nada especialmente relevante en las dos horas que pasó allí dentro, tiene una explicación a la ausencia de detalles de valor: “Saben que muchos dirigentes políticos no respetaríamos esa cláusula de confidencialidad, independientemente de las consecuencias, si entre los documentos encontráramos aspectos dolosos para la ciudadanía. Así que se curan en salud”.

¿Son los papeles de la reading room los únicos documentos? “Para nada”, rechaza el político de ICV. “Sabemos por diversas fuentes que ya hay documentos finales consolidados, los cuales ilustran a la parte europea y a la norteamericana alcanzando algún tipo de acuerdo. A esos no tenemos acceso y yo voy a seguir insistiendo en que lo tengamos, porque tenemos que saber a priori qué se está acordando exactamente. También voy a reclamar que se desclasifiquen los documentos guardados en la reading room para todo aquel individuo que quiera leerlos”.

Urtasun cree que por el mero hecho de existir esa sala ya viola los propios reglamentos comunitarios. “En el Tratado de Lisboa queda muy claro que, en todo lo que competa a acuerdos internacionales, los diputados europeos deben estar perfectamente informados”.

Fuente: http://www.eldiario.es/economia/eurodiputado-espanol-TTIP-despojan-boligrafos_0_372713416.html

Publicado el abril 5, 2015 en TTIP y etiquetado en , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: