Archivo del sitio

El porqué usted debería rechazar un diagnóstico de Rayos X no “rutinario”

Las políticas que permite que la población que viaja sea objeto de una mayor exposición de radiación ionizante, no de un diagnóstico de rayos X, conducirá a una mayor incidencia de la enfermedad de tiroides y una mayor carga para el sistema de atención de salud de este país. En última instancia, también significa más dinero de sus manos en las manos de los gigantes farmacéuticos, las empresas de seguros que elevará sus tasas otra vez con la excusa de que hay una tasa mayor de enfermar, y los fabricantes de éstos escáneres de Rayos X en los aeropuertos. Ninguna de estas entidades se preocupa por su salud y a largo plazo estará en riesgo, en proporción con la exposición a las radiografías.

Lee el resto de esta entrada

MANUAL DE SUPERVIVENCIA PARA EL HOMBRE BLANDENGUE

ejercito-espanol

Que conste, antes de empezar, que tengo menos ganas de contaros lo que sigue que de besarme el codo. Así que, en justa compensación, sed unos nervios ópticos. Y ni se os ocurra luego , ya que lo hago, dedicarme insultos o dispararme comentarios imbéciles.

Aún a riesgo de pareceros más pesado que un notario, os repetiré que, desde el inicio de este otoño, ante la evidencia de la rendición de cuentas por el fin del año fiscal norteamericano que pone de manifiesto un déficit público impagable, la crisis económica, sanitaria y de valores mundial puede desembocar en una dictadura universal. Como consecuencia del despeñamiento del dólar como moneda, y con él de la preeminencia de EEUU en el mundo, se ha iniciado subrepticia como pedo de jesuíta la III Guerra Mundial, que será también una múltiple guerra civil y genocida en la que pueden destruirse países como Irán, pero en la que podrían morir también millones de ciudadanos occidentales, víctimas de una agresión bioterrorista, probablemente activada ya en estos momentos, en la que, una vez más, el Gran Poder utilizará a los estados para coaccionar y someter a la población.

Lee el resto de esta entrada