Fue invalida la renuncia de Benedicto XVI


la-renuncia-del-papa-6

Por Alberto Villasana

El Papa Benedicto XVI anunció a la Iglesia su determinación de renunciar el lunes 11 de febrero de 2013. Sin embargo, la decisión de hacerlo la tomó con un mes y medio de antelación. Antes de las Navidades de 2012, y con motivo del expediente que le fue entregado el 17 de diciembre, llegó a la conclusión de que era mejor hacerse a un lado por el bien de la Iglesia.

El expediente fue elaborado por la comisión de tres cardenales que el Papa nombró para investigar el origen de la filtración de documentos confidenciales conocida como “Vatileaks”.

Pero es lógico que al Papa no le preocupaban tanto los documentos publicados en el libro “Sua Santità”, escrito por Gianluigi Nuzzi, sino uno específico filtrado directamente al periódico “Il Fatto Quotidiano”, y es el que le entregó personalmente el Cardenal Darío Castrillón, traducido al alemán, y se refiere al conocimiento que tuvo el Cardenal Paolo Romeo de que existía un complot para asesinar al Papa.

El expediente que le entregaron a Benedicto XVI los cardenales Herranz, Tomko y De Giorgi, con la investigación sobre el complot para asesinarlo, sin duda llevó al Papa a imaginar el terremoto que su muerte hubiera ocasionado a la Iglesia, desatando una pugna infernal de influencias y maniobras turbias derivadas de los antagonismos internos de la curia de cara a la sucesión. Por todo ello, el Papa decidió que mejor era retirarse para desmontar las amenazas y adelantar una sucesión pacífica.

En este sentido, si bien el Papa decidió “libremente” renunciar, lo hizo ocasionado por una presión, por lo que su libertad, según la doctrina canónica, fue condicionada “in radice”. Si bien el Papa tomó esa decisión de acuerdo a las facultades que le concede el Código de Derecho Canónico, la tomó bajo presión, lo cual invalida desde la raíz su decisión última.

Es decir, si bien la Iglesia ha considerado siempre una ley sagrada el principio de que la elección del Papa es ad vitam, y sigue siendo válido, es bueno que el Derecho Canónico contemple la posibilidad de la renuncia para casos de extrema gravedad, como puede ser el exilio, o la persecución. En este sentido, la renuncia prevista en el Canon 332 es como una puerta de salida de emergencia, y es conveniente que exista, tanto así que le ayudó a Benedicto XVI a huir de la amenaza que se cernía sobre su persona y sobre la Iglesia, a pesar de que él era consciente, máxime con el ejemplo heroico de su antecesor, de que la elección papal es ad vitam y no es negociable, como tampoco pueden ser negociables sus cláusulas.

Ahora bien. Más decisivo que el elemento de la presión, para afirmar que la renuncia de Benedicto XVI fue inválida, es la evidencia de que en el decreto leído por el Papa no existió renuncia legítima alguna.

En el decreto oficial de la “renuncia” del Papa Benedicto XVI, tal y como fue oficialmente difundido por El Vaticano y publicado en L´Osservatore Romano, existen tres solecismos, es decir, tres errores sintácticos que consisten en poner de forma incorrecta los elementos de una frase.

En la primera frase del decreto papal, “ut vobi decisionem magni momenti pro Ecclesiae vitae communicen” (“para comunicaros una decisión de gran importancia para la vida de la Iglesia”), debería estar escrito “vita” y no “vitae” ya que, a la preposición “pro”, corresponde un ablativo, no un genitivo.

El segundo error está en la hora de la anunciada renuncia: “a die 28 februarii MMXIII, hora 29”, en lugar de decir, obviamente, “hora 20”, las ocho de la tarde.

El tercer solecismo llama más la atención pues, en la parte medular de la “renuncia” se lee: “declaro me ministerio Episcopi Romae Successoris Sancti Petri, mihi per manus Cardinalium die 19 aprilis MMV commissum renuntiare (en español: “yo declaro renunciar al ministerio de Obispo de Roma, sucesor de San Pedro, que me ha sido confiado por las manos de los cardenales el 19 de abril de 2005″). Esta frase es gramaticalmente ininteligible, pues “commissum”, que depende de “ministerio” y es complemento del verbo renuntiare, debería estar en dativo, en concordancia con él, es decir, debería decir commisso.

Cuando uno escucha la grabación de la declaración del Papa, se constata que Benedicto XVI corrigió los dos primeros errores a la hora de pronunciar el decreto. No comete ni la primera falta en latín, pues corrige y bien dice “vita”, en lugar de “vitae”, e igualmente rectifica la hora efectiva de la “renuncia”, diciendo “hora 20”.

Los dos primeros errores fueron enmendados por el Papa a la hora de pronunciar el decreto públicamente. En cambio, el tercer error, referido a la sintaxis de la frase principal concerniente a la cláusula esencial de la renuncia, no fue corregido por el Papa, y se escucha muy nítidamente (minuto 1:11) que Benedicto XVI pronunció el tercer error, al decir “commissum” en lugar de lo correcto, que debía ser “commisso”. Así quedó también corregida la versión oficial publicada por L´Osservatore Romano. El Vaticano pudo astutamente corregir los dos primeros errores del decreto papal equivocado, pero ya no pudo corregir el tercero ante la evidencia del discurso pronunciado por el Papa.

Ahora bien, en derecho canónico, todo escrito legislativo que contenga una falta de latín es nulo. Ya el Papa San Gregorio VII (cfr. Registrum 1.33) declaró nulo un privilegio acordado a un monasterio por su predecesor Alejandro II, “en razón de la corrupción de la latinidad”.

Otro ejemplo. En la epístola decretal Ad audientiam, del Papa Lucius III, que se encuentra en el cuerpo del derecho canónico (cfr. Epístolas decretales de Gregorio IX, de Rescriptis, c. XI) se establece que “la falsa latinidad invalida un rescrito papal”. En ese decreto, el Papa prohíbe dar crédito a cualquier documento pontificio “si contiene una falta de construcción evidente”. La glosa (en el texto oficial publicado por orden del Papa Gregorio XIII, en 1582) explica porqué un decreto papal “no debe contener ninguna falta”, y porqué cualquier error de latín constituye tal presunción de nulidad que ninguna prueba en sentido contrario puede ser admitida.

Afirmar que un decreto es nulo no significa que necesariamente se trate de un documento falso. Pero si revela un error que puede ser manifiesto o subrepticio, es decir el Papa Benedicto XVI pudo haberlo redactado con descuido, o cubriendo un verdadero mensaje oculto al ser la renuncia realizada bajo presión. Lo primero resulta bastante inverosímil, pues es de suponer que un texto tan importante fue revisado por el Papa no una sino varias veces.

En conclusión, no parece que el error de latín cometido por Benedicto XVI haya sido una indolencia, sino un propósito intencional, lo cual nos estaría hablando no solo de la nulidad absoluta del decreto pontificio, sino de la presión por la que fue motivado.

http://www.ultimostiempos.org/7-noticias/144-renuncia

Publicado el marzo 19, 2013 en PROFECÍAS y etiquetado en , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. 9 comentarios.

  1. A alguien le parece que Francisco es el antipapa? Si lo es, lo disimula muy bien.

    • SI LOS ARGUMENTOS SON CIERTOS, NO HAY DUDA QUE LA RENUNCIA DE BENEDICTO NO TIENE VALIDEZ, Y SI ESTO ES ASÍ SIGUE SIENDO EL VERDADERO PAPA, LO CUAL IMPLICA QUE LA ELECCIÓN DE FRANCISCO SERÍA NULA.
      MUY INTERESANTE YA QUE MUCHAS PROFECÍAS ANUNCIABAN PARA EL FIN, LA EXISTENCIA DE DOS PAPAS UNO VERDADERO Y OTRO FALSO.
      INVESTIGUEN SOBRE LOS JESUITAS Y CUAL ES EL DIOS QUE ADORAN.
      NO SE SORPRENDAN PORQUE LO QUE ESTÁ SUCEDIENDO DEBÍA SUCEDER COMO SEÑALES A TENER EN CUENTA AL FIN DE LOS TIEMPOS

      • ¿A qué te refieres JUANMARANATA?
        De Wikipedia:
        […]
        “San Ignacio de Loyola, el fundador, quiso que sus miembros estuviesen siempre preparados para ser enviados con la mayor celeridad, allí donde fueran requeridos por la misión de la Iglesia. Por eso los jesuitas profesan los tres votos normativos de la vida religiosa (obediencia, pobreza y castidad) y, además, un cuarto voto de obediencia al Papa, «circa misiones»4 La Fórmula del Instituto (confirmada por Julio III en 1550) dice:

        «Militar para Dios bajo la bandera de la cruz y servir sólo al Señor y a la Iglesia, su Esposa, bajo el Romano Pontífice, Vicario de Cristo en la tierra».”
        […]
        “Pablo VI describió a los jesuitas de la siguiente manera (1975): “Donde quiera que en la Iglesia, incluso en los campos más difíciles o de primera línea, ha habido o hay confrontaciones: en los cruces de ideologías y en las trincheras sociales, entre las exigencias del hombre y mensaje cristiano allí han estado y están los jesuitas.”
        […]
        Del libro: “Vida de Cristo” del cartujo Ludolfo de Sajonia (fallecido en 1378), un capítulo de dicha obra dice:
        “¡Jesús, Jesús, cuánto dice un nombre! Este nombre de Cristo es nombre de gracia; mas este nombre de Jesús es nombre de gloria. Por la gracia del bautismo se toma el nombre de cristiano y de la misma manera en, la gloria celestial serán llamados los santos, jesuitas, que quiere decir salvados por la virtud del Salvador.”
        […]
        “El lema de los jesuitas es «Ad maiorem Dei gloriam», también conocido por su abreviatura AMDG. En latín significa «A la mayor gloria de Dios».” […]

        O… Juan, te refieres a ésto?:
        […]
        EXPULSIONES Y SUPRESIONES.
        “Los gobiernos ilustrados de la Europa del siglo XVIII se propusieron acabar con la Compañía de Jesús por su defensa incondicional del Papado, su actividad intelectual, su poder financiero y su influjo político. Ciertamente se habían ganado poderosos enemigos: los partidarios del absolutismo, los jansenistas y los filósofos franceses (Voltaire, Montesquieu, Diderot). No faltaron tampoco las intrigas de ciertos grupos en la misma Roma. El contexto político europeo se caracterizó en estos años por el advenimiento del llamado Despotismo Ilustrado y por un declive notorio del prestigio político del Papado y la voluntad política de los Borbones y de la Corona Portuguesa de robustecerse en detrimento de la Iglesia.
        El mismo Napoleón, en sus memorias, escribiría:

        Los Jesuitas son una organización Militar, no una orden religiosa. Su jefe es el general de un ejército, no el mero abad de un monasterio. Y el objetivo de esta organización es Poder, Poder en su más despótico ejercicio, Poder absoluto, universal, Poder para controlar al mundo bajo la voluntad de un sólo hombre [El Superior General de los Jesuitas] El Jesuitismo es el más absoluto de los despotismos y, a la vez, es el más grandioso y enorme de los abusos.
        John Adams, segundo presidente de los EEUU diría más tarde:

        No me agrada la reaparición de los jesuitas. Si ha habido una corporación humana que merezca la condenación en la tierra y en el infierno es esta sociedad de Loyola. Sin embargo, nuestro sistema de tolerancia religiosa nos obliga a ofrecerles asilo.”
        […]
        Pero… Juan,también está el…
        […]
        CARISMA:
        “Una de las ideas claves para explicar el ideario ignaciano es su espiritualidad, entendida como una forma concreta de plasmar su seguimiento de Cristo y que fue desarrollada por San Ignacio en el libro de los Ejercicios espirituales y se plasma también a lo largo de las Constituciones de la Compañía, de las cartas del Fundador y otros documentos de los primeros jesuitas (Jerónimo Nadal, Luis González de Cámara, Pedro Fabro, Francisco Xavier…). Se caracteriza, por el deseo expresado por San Ignacio de «buscar y encontrar a Dios en todas las cosas». Esto significa que es una espiritualidad vinculada a la vida, que invita a los que la siguen a levantar la mirada hacia la globalidad, pero aterrizando en lo concreto y lo cercano.
        Implica un gran dinamismo, ya que obliga a estar siempre atentos a los nuevos retos y tratar de responder a ellos. Esto ha conducido a los jesuitas a realizar su trabajo, en muchas ocasiones, en las llamadas «fronteras», sean geográficas o culturales. Esta espiritualidad ha impregnado no sólo el estilo de los jesuitas, sino también de otras Congregaciones Religiosas y numerosos grupos de laicos.
        El fomento y difusión de esta espiritualidad tiene su eje central en lo que llamamos los Ejercicios Espirituales, que son un proceso de experiencia de Dios para buscar, descubrir y seguir su voluntad.
        Algunos conceptos centrales de su espiritualidad son:

        La Encarnación: Dios no es un ser lejano o pasivo, sino que está actuando en el corazón de la realidad, en el mundo, aquí y ahora; eso es lo que representa la Encarnación de Dios en un ser humano, Jesús de Nazaret. La espiritualidad de Ignacio es activa; es un discernimiento continuo, un conocimiento del Espíritu de Dios actuando en el mundo, en forma de amor y de servicio.

        El «tanto cuanto»: El hombre puede utilizar todas las cosas que hay en el mundo tanto cuanto le ayuden para su fin, y de la misma manera apartarse de ellas en cuanto se lo impidan.

        La «indiferencia»: La necesidad de ser indiferentes a las cosas del mundo, en el sentido de no condicionar a circunstancias materiales la misión que el hombre tiene en su vida. Es una manera de enfocar los esfuerzos en aquello que es considerado importante y trascendental, distinguiéndolo de aquello que no lo es.

        El «magis»: Solamente desear y elegir lo que más nos conduce al fin para el que hemos sido creados. Este ‘más’ (magis en latín) se trata de realizar la misión de la mejor manera posible, exigiendo siempre más, de manera apasionada.”

        Ahora, Juan,será Francisco el “famoso” Papa Negro?

        http://es.wikipedia.org/wiki/Papa_negro

        “El Prepósito General de la Compañía de Jesús (en latín: Præpositus Generalis) es el título oficial que recibe la cabeza de la Compañía de Jesús. Orden religiosa católica comúnmente conocida como los jesuitas. Se suele referir a él como Padre General.
        Debido a que, supuestamente, los Jesuitas eran una gran e influyente orden religiosa en la Santa Sede, esta posición ha recibido el apelativo de Papa negro. Dicho nombre procede en parte del color de las sobrias sotanas que visten todos sus miembros, en contraste con la vestimenta blanca del Papa. También la denominación de Papa negro se debe en parte a la concepción del pasado (en especial durante los siglos XVI y XVII) entre los países protestantes europeos del poder relativo que ejercían los jesuitas en la Iglesia Católica.” […]

        Ojalá y puedas ampliar tu comentario, Juan.
        Saludos.

  2. Muy interesante este artículo que reproduzco, aclarando algunos puntos que no son de conocimiento masivo… creo…

    http://www.elsiglodetorreon.com.mx/noticia/852974.francisco-entre-los-jesuitas-y-el-opus-dei.html

    Francisco: entre los jesuitas y el Opus Dei…

    “Se ha repetido que Francisco es el primer jesuita que llega a la sede de San Pedro. Pero no se ha explicado el porqué. La orden, fundada por San Ignacio de Loyola en 1540, les impone a los jesuitas un voto de obediencia, que los obliga a rechazar cualquier dignidad eclesiástica. Sólo a petición del Pontífice, y ante la insistencia de éste, pueden ser obispos, arzobispos y cardenales. Por eso ningún jesuita había llegado a ser obispo de Roma. ¿Por qué ahora cuando hay corrupción y desorden en la Iglesia?

    En 2005, una semana después de la muerte de Karol Vojtyla, publiqué en “La Jornada” un artículo en el que me referí al pontífice como “Hombre de contradicciones” (http://bit.ly/13Zx4ft). Describí cómo las sonrisas y el carisma del llamado “Papa mediático” ocultaban la mano de hierro con la que libró dos batallas cruciales para el futuro de la Iglesia. La primera fue heredada de Paulo VI y Juan Pablo I contra la orden más influyente de la Iglesia Católica, la Compañía de Jesús; una lucha para detener la teología de la liberación, el movimiento iniciado por prominentes jesuitas latinoamericanos, que decidieron ejercer “la opción preferencial por los pobres”.
    Con apoyo de sus poderosos superiores (su padre general es conocido en Roma como el “Papa Negro”) los jesuitas declararon una guerra a muerte al capitalismo salvaje, y de paso a la Santa Sede. Se unieron a las guerrillas centroamericanas y cuestionaron la teología tradicional; sostenían que la Iglesia se había fundado para servir al hombre contra la opresión y la miseria. (Resulta significativo que, una semana después del cónclave, el jesuita Francisco haya exclamado en su primera conferencia de prensa: “¡quiero una Iglesia pobre y para los pobres!”). ¿Se refería acaso a la “Iglesia del pueblo de Dios” anunciada por el Concilio Vaticano II?
    La segunda batalla estalló durante el Consejo Episcopal Latinoamericano (Celam) de Puebla en 1979. Ahí, el Papa anticomunista condenó a los teólogos de la liberación, e inició una lucha sin cuartel para anular la “reconciliación de la Iglesia con el mundo”: el legado de modernidad que dejó el Concilio Vaticano II.
    “Nuestro apostolado no pertenece al mundo temporal”, advirtió Juan Pablo II en Puebla, distanciando a la Iglesia de sacerdotes como el jesuita Arrupe, presente en Puebla, que insistían en extender la protección eclesial a los pobres y a los oprimidos. Esa decisión, según el teólogo español Ignacio González-Faus, detuvo el avance de la Iglesia hacia el Vaticano III y propició su retroceso al Vaticano I.
    En mi artículo expliqué que Malachi Martin, teólogo jesuita retirado de la orden, relató que en 1983, cuando Piet-Hans Kolvenbach sustituyó a Arrupe como padre general, prometió continuar la búsqueda de la justicia social, “sin dejarse llevar por las protestas quejumbrosas de los papas”. Martin reconoció que la orden pudo haber sido suspendida por Juan Pablo I, y que los “hombres del Papa” (como se conoce a los jesuitas por su voto de obediencia al pontífice) corrían el riesgo de ser suplantados por una orden “más afín a la curia romana, como la prelatura del Opus Dei”.
    Para el teólogo Juan José Tamayo Acosta “la purga de la Compañía de Jesús parece tener vinculación directa con la irresistible ascensión del Opus Dei en el Vaticano”. Su elevación a la categoría de “prelatura personal”, y la acelerada canonización de su fundador, la convirtieron en una diócesis independiente; “una iglesia dentro de la Iglesia que ha infiltrado la curia romana”. Aconsejado por el Opus Dei, Juan Pablo II hizo nombramientos importantes en la curia y archivó los temas del divorcio, la infalibilidad papal, el papel de la mujer y la homosexualidad. Se suspendió la “Iglesia del pueblo de Dios”, anunciada en el Vaticano II y el Celam de Puebla. ¿De qué lado estará el Papa de las “villas miseria” de Buenos Aires: los jesuitas o el Opus Dei?”

    (Analista político)
    http://www.jorgecamil.com

    • Una pregunta, hay algo que nunca entendí, tal vez me pueda ayudar, si benedicto era tradicionalista, ¿Por qué impuso de nuevo el concilio vaticano II?., Gracias Atte

  3. . Un pastor jamas abandona al rebaño,enseguida salieron los papolatras a elogiar su desicion·” valiente y humilde”, cuando en realidad ENTREGO en actitud cobarde y delesnable a los que tenia la obligacion de apacentar.Ahora bien
    esta criatura que se ha puesto por nombre Francisco si algo es seguro, es que no responde A Dios ni hace su voluntad,no es de extrañar que el mundo lo quiera por su falsa humildad y su falsa sencillez, porque el mundo esta en tinieblas y el mundo no quiere la segunda venida de Jesus, los que aman el mundo quieren un mundo que les permita seguir pecando,quieren un Dios que no mire sus atrocidades, pervirtiendo todo cada vez mas,precisamente lo que quiere el adversario es sacar a Dios de la vida de las personas para llevar a todos a la perdicion de sus almas,En un pasaje de la biblia se hace referencia a que Dios enviara un poder engañoso que hara confundir inclusive hasta los elegidos,,,., bien señores ha llegado el momento, la cizaña ya maduro junto al trigo, es hora de ciega.
    Dignisimo Jesus ya nomas no mas,tu santisima figura y tu preciosisima sangre ya
    no deben ser mas pisoteada y burlada.
    El aire se ha vuelto irrespirable, pestilente, el enemigo de Dios y de los hombres quiere ser amo y señor de todo, pero un pequeño rebaño disperso pero im pregnado de la gracia de Dios y de una fe inquebrantable RESISTE,y resistira y perseverara hasta el final.Gloria a Dios por toda la eternidad.

  4. La plaza de San Pedro totalmente vacía el día previo a la despedida del papa Benedicto XVI. Conoce más aquí .

  5. los números ordinales romanos, a partir del diez (X) se pueden leer como cardinales. Por ejemplo, para los ordinales antes del diez (X), tenemos que el papa Juan Pablo II , cuya forma de leer su nombre es “Juan Pablo segundo” y no “Juan Pablo dos”; también tenemos como ejemplo al papa Pío IX , cuya forma de leer su nombre es “Pío nono” o “Pío noveno” y no “Pío nueve”. Por otro lado, para los ordinales después del diez (X), tenemos al papa León XIII , cuya forma más común de leer su nombre es “León trece”, y “decimotercero” (que está cayendo en desuso). Por tanto, para el actual papa, Benedicto XVI, la forma común de nombrarlo es “Benedicto dieciséis”, y decimosexto cae en el desuso.

  6. Desde que el Katejon fue quitado de enmedio, solo nos queda ver al anticristo sentado en el trono sagrado, como indica en 2 Tesalonicenses 2.
    ¿Cuando sucederá tal cosa? Cuando se cumpla el tercer secreto de Fátima.
    Y ¿Quien es el anticristo?
    Cuando Benedicto XVI nombró arzobispo a su secretario el dia de reyes de este año, éste nos mostró su escudo. En el aparece un dragón atravesado por una lanza.
    Apolcaipisis 13: Una de las bestias estaba herida mortalmente…

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: